La influencia del color en los alimentos

En gastronomía, todo entra por los ojos. Un plato colorido tiende a ser más apetitoso que un plato uniforme. Los científicos lo llaman “La psicología del color”. Está descubierto que los colores estimulan gran parte de nuestro cerebro, influyendo en nuestras elecciones al comer. Mediante el color, podemos decir si un alimento es natural o artificial y también deducir su sabor. Pero, ¿cuáles son los colores más “sabrosos” en el espectro del arcoíris?

food

Rojo

El color más apetitoso de todos, estimula nuestro apetito y llama la atención a la hora de comer. Los chefs más prestigiosos suelen incluirlo siempre en casi todos sus platos.

Amarillo

¿Te sientes más feliz luego de comer alimentos amarillos? Este color libera  hormonas responsables del placer y la motivación (dopamina), aliviar el estado de ánimo (serotonina) y producir felicidad (endorfina). Además, el color amarillo indica al cerebro que estamos ingiriendo alimentos ricos en beta-caroteno (pro-vitamina A), vitamina C, potasio y ácido fólico.

Naranja

Asociado mayormente a alimentos cítricos que hacen de referencia una vida saludable. Este color tiene el poder de activar nuestro organismo, lo que ocasiona la necesidad repentina de comer y un creciente hambre. Los colores rojo y naranja remiten a sabores más dulces y energizantes.

Verde

El color verde se lo asocia con algo fresco, refrescante, pero también salado, picante y fuerte. Esto hecho no es arbitrario y cuenta con una muy buena justificación: los alimentos verdes son, en general, saludables.

Azul

Un color que en todo sentido expresa tranquilidad, en la comida no es muy frecuente su aparición, por tanto, al ver colores azules en nuestros platos el apetito disminuye, El color azul nos induce como algo de sabor amargo o mentolado.  

Gris

Los alimentos con colores grisáceos o blanquecinos suelen de ser poco atractivos en la comida, haciéndonos perder instantáneamente el apetito.

También es verdad que el color del plato y hasta del mantel donde comemos puede influenciar en la dieta de una persona, estimular sus hábitos alimenticios o reducir la cantidad de comida que se sirve. El desayuno, por ser la comida más importante del día, se debe servir en platos con colores brillantes. Para controlar tu dieta puedes usar loza en tonalidades rosa y verde, colores que ayudarán a calmar tanto las emociones como la ansiedad que aparece cuando tenemos hambre. La consigna acá es no eliminar alimentos, sino aprovechar la psicología del color y tratar de usar una amplia gama de tonos en cada una de tus comidas, para obtener los mayores beneficios de los ingredientes que la componen. Como último consejo, sé consciente de las tonalidades que consumes y, por sobre todo, disfrútalas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *