Café después del almuerzo, ¿beneficioso o dañino?

A todos nos ha pasado. Después de almorzar, caemos en un estado de somnolencia y regresar a la oficina nos parece una tarea titánica. ¿Cuál es el producto más recomendado para volver con fuerza y energía a nuestra actividad laboral? Es habitual escuchar o leer que un café, tomado luego de una comida, ayuda en el proceso de digestión y nos pone en un estado de alerta. Hoy en el blog de Albedrío, romperemos algunos mitos sobre el café después del almuerzo.

p-cafebrittcoffee

El secreto del café está en la cafeína, un compuesto químico perteneciente a la familia de los alcaloides, responsable de hacer que nuestro cerebro piense que “no está cansado”. La cafeína acelera la liberación de enzimas del páncreas, las cuales digieren más rápidamente las proteínas y las grasas del estómago. Es por esa razón, que se recomienda consumirlo después del almuerzo, sobretodo cuando es más abundante que el desayuno y la cena.

Además, se conoce que el consumo de café es útil para reducir la aparición de cálculos biliares y funciona como depurativo de este pequeño órgano de nuestro cuerpo. Cabe mencionar que la cafeína que hay en una taza de café ronda los 100 miligramos y los expertos recomiendan que el máximo de café que nos deberíamos tomar a diario oscila entre dos y tres tazas.

Si hablamos de variedades de café, existen muchas, pero las más consumidas en todo el mundo son dos: arábica y robusta. La variedad arábica contiene menos cafeína y proporciona un café más suave con aromas afrutados; mientras que la robusta tiene más cuerpo, es de sabor más amargo y concentra una mayor cantidad de cafeína. En nuestro restaurant trabajamos con la reconocida marca de café Britt, importado desde Costa Rica y de un sabor refinado, ideal como “bajativo” después de una buena hamburguesa. ¡Te invitamos a probarlo!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *