Albedrío, más que una hamburguesería

albedrio1

Corría el año 2012 cuando José Vieira, un apasionado por la gastronomía, barajaba posibles opciones de negocio para emprender. Aburrido de los mismos restaurantes de siempre, decidió montar en pleno centro de Santiago una hamburguesería distinta. Se unió un socio, Vladimir Haddad y para crear la carta, contactaron a un antiguo amigo de José, el chef Ricardo de la Piedra. Así nació Albedrío Restaurant.

Desde que el restaurante abrió, muchas  cosas han cambiado en el centro, incluida la oferta gastronómica del sector. Lo que no ha variado es la calidad los ingredientes que se usan en cada preparación. El proceso empieza de cero cada mañana. Ambos socios, además del chef de Albedrío, se encargan personalmente de abastecer el local. En un principio se levantaban a las 6 AM, para ir a comprar a la Vega Central. Ahora el restaurant cuenta con un proveedor directo de la Vega y esta pyme despacha los ingredientes diariamente a la cocina de Albedrío. Luego que llegan las verduras frescas, es momento de moler las mejores piezas de carne disponibles para elaborar cada hamburguesa, con mucho cuidado para que queden suaves y sabrosas. Y como no se puede hacer una buena hamburguesa con un pan añejo, una panadería especializada en sándwiches les entrega el pan recién horneado, en sus versiones brioche, ciabatta, baguette, pita blanco y pita integral.

El toque final lo dan las salsas de la casa: la estrella es la salsa Albedrío, una exquisita reducción de cerveza y piña; pero también preparan una interesante salsa de queso azul, una mayonesa de cilantro con limón sutil y hasta lactonesa casera como alternativa a la mayo.

Gracias a este cuidado en las materias primas y la originalidad en las recetas que ofrece su carta, Albedrío Restaurant se ha convertido en un punto de encuentro de oficinistas, turistas y amantes de la buena mesa. Destacados bloggers nacionales y sitios dedicados a la gastronomía han escrito sobre su experiencia en Albedrío, siendo mencionado en la prensa en numerosas oportunidades como uno de los lugares imperdibles para comer rico en el centro de Santiago. Todo esto alegra al equipo tras este emprendimiento, quienes siempre tienen en mente una sola meta: mantener altos estándares de calidad y frescura, a un precio asequible para sus clientes y siempre con el sello Albedrío.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *